Los millennials son los más adictos a los smartphones